La batería de los móviles

30 may. 2013

Una de las grandes asignaturas pendientes de los operadores de móvil pasa por ampliar la duración de sus baterías. Los smartphones y los dispositivos de Apple debido a sus aplicaciones consumen más energía de lo normal, y andar de un lado para otro con el cargador resulta un engorro. La duración depende de muchos factores, como la intensidad en el manejo o el número de aplicaciones abiertas.

Hay diversos factores que afectan al consumo excesivo de batería. Tener activado la conexión wifi puede llegar a generar hasta un 8% de consumo a la hora incluso en reposo. Aquellos tiempos en los que el «stand by» se contaba en varios días ha desaparecido. Al menos de momento, ya que con la llegada los dispositivos móviles actuales, los «smartphones», los inteligentes, los ordenadores de bolsillo, la pérdida de vida se ha hecho algo habitual.

La pantalla multitáctil de la que nacen millones de aplicaciones influye en este hecho. Pero no solo ella es la única culpable. Las aplicaciones se puede llevar mínimo el 5% del total de batería, ya que la pantalla (33%), las llamadas de voz (17%) y la capacidad de aguantar en inactivo (16%) provoca el mayor consumo. Si se utiliza el móvil solo para llamar, es decir, que la pantalla esté apagada y el procesador inactivo, se consume mucha menos energía.

Lo que resiste el empuje del uso es la pila que se encuentra en su interior. Así, por ejemplo, el iPhone 5 tiene una batería de 1.440mAh, mientras que el Samsung Galaxy S4 una de 2.600 mAh, superior a las de sus rivales HTC One (2.3oo mAh) o el Nexus 4 (2.100 mAh). Ahí es donde están poniendo el foco los fabricantes. Según datos ofrecidos por GSM Arena, el nuevo buque insignia de la firma surcoreana tiene un rendimiento de 8 horas y 42 minutos en un uso continuado de internet y aplicaciones, de envío de mensajes a través de redes sociales y mensajería instantánea, mientras que el HTC, considerado por diversos sectores especializados como el mejor móvil del momento, se sitúa en la franja de las diez horas, un tiempo similar al mostrado por el último iPhone.

El gran ecosistema interior del servicio de mensajería instantánea Line es capaz de consumir un 1.22% de batería en reposo, según los informes obtenidos por aplicaciones de estadísticas ofrecidos por Battery Stats Plus y BetterBattery. Con un uso moderado es capaz de consumir hasta un 30% en seis horas. En comparación, la aplicación reina en este asunto, WhatsApp, puede presumir de ser una de las que menos consume en la plataforma Android.

Menos de 0.50% pese a recibir constantemente mensajes de los contactos, entre un 1% y un 2% a la hora en una sesión de envío continuado de mensajes, según datos extraídos de un terminal con el sistema operativo de Google, ya que en el caso de iPhone la «app» WhatsApp consume más recursos. Eso puede hacer que los usuarios se decanten por una aplicación u otra.

Todo influye, ya que por el mero hecho de tener instalada la aplicación del correo de Hotmail la batería resiste un 0.06%, un dato similar al ofrecido por otras como Shazam o el despertador. De media, una aplicación instalada, aunque no tenga uso, consume unos 0.01% de batería, por lo que incluso es recomendable hacer una limpieza de vez en cuando para quedarse con las indispensables.

Las aplicaciones que más consumen son por este orden: Facebook, Gmail, Google Latitude,  Google Maps, Google Play Music y Juice Defender.